Ácido Tióctico

Ácido Tioctico            

El ácido tioctico o ácido lipoico, 
o ácido alfa lipoico es un 
compuesto sulfurado que 
actúa como factor de 
crecimiento en algunos microorganismos y 
como coenzima o grupo 
prostético en los tejidos de 
los mamíferos. 

El ácido tióctico se está 
utilizando ya como suplemento deportivo y alimentario por 
sus multiples beneficios. 

Se le considera como 
un nutriente esencial y
se utiliza como antioxidante 
y desintoxicante.

El ácido tióctico o alfa lipoico, atraviesa fácilmente las membranas celulares actuando tanto en medios lipófilos como hidrófilos por lo que puede actuar frente al estrés oxidativo y prevenir el daño celular a muchos niveles y reactiva los receptores de la menbrana muscular a la insulina.

También actúa indirectamente regenerando o reciclando otros antioxidantes presentes en la sangre. Así, por ejemplo, la vitamina E oxidada es reducida por el ácido lipoico volviéndose nuevamente eficaz como antioxidante. De igual forma, tanto como la vitamina C como el glutation muestran un aumento en los niveles plasmáticos con la administración del ácido tióctico. 

En el hígado, el ácido tióctico participa en numerosas reacciones metabólicas aumentando los niveles de glutation, siendo este probablemente el mecanismo de sus efectos desintoxicante y regeneradores hepáticos. En algunos estudios, administrado con la silimarina, el ácido tióctico mostró reducir las transaminasas elevadas por alcoholismo, fármacos o hepatitis.

Como otros derivados sulfurados (glutation, penicilamina, cisteamina, etc) el ácido tióctico es capaz de secuestrar los metales pesados. Se ha utilizado sobre todo en el tratamiento de la enfermedad de Wilson (un desorden metabólico que ocasiona depósitos de cobre en varias partes del cuerpo).

Finalmente, hay que destacar que en algunos países europeos el ácido tióctico se ha empleado empíricamente durante muchos años para el tratamiento de la polineuropatía diabética. Se han realizado varios estudios clínicos controlados, que han demostrado sin lugar a dudas, la eficacia del ácido tióctico reduciendo el dolor y las contracturas observadas en la polineuropatía diabética. De hecho, su uso como medicamento en esta indicación está aprobado en Alemania. Aunque no existen estudios que lo avalen probablemente el ácido tióctico debe ser útil en las neuropatías producidas por el SIDA.


El ácido lipoico es un estimulante de nuestro sistema inmune al ser un propulsor natural del interferón, sustancia que produce nuestro organismo para combatir las infecciones.

También es un agente anabólico natural. Hay estudios que han demostrado que la adición de este ácido en la dieta de los diabéticos del tipo ll ha incrementado significativamente la utilización de la glucosa en la sangre. Teniendo en cuenta que el músculo es el principal demandante de la glucosa sanguínea, el ácido lipoico ayudará al músculo en la absorción de la misma al interior de la célula muscular, incrementando la síntesis de glucógeno. Al mismo tiempo, disminuye la captación de glucosa por medio de las células del tejido adiposo (o adipocitos). El resultado de todo esto es que aumenta la producción de energía y disminuye la acumulación de grasa.


A nivel deportivo, potencia los efectos de la creatina y tiene como función principal aumentar la absorción de glucógeno a los músculos. Esto aumenta el volumen de las células musculares y contribuye a que notes la sensación de “bombeo” cuando entrenas.


Beneficios

  • Importantes estudios han demostrado que el Ácido Alfa Lipoico, en la dieta de Diabéticos tipo II aumentó un 30% los niveles saludables de insulina, incrementando notablemente la utilización de glucosa en la sangre.
  • En pacientes con cataratas mejora notablemente la agudeza visual, ya que estimula la producción del antioxidante glutation y este a su vez protege nuestros ojos para que no se desarrolle dicha catarata.
  • Neuropatía Diabética: Se ha demostrado científicamente que el Acido Alfa Lipoico, reduce los síntomas de neuropatía diabética, principalmente dolor, entumecimiento en extremidades inferiores y ardor. La dosis recomendada para pacientes con dicha enfermedad es de 600 mg 3 veces al día, disminuyendo así los síntomas en un 50%.
  • Glaucoma: enfermedad que ocasiona daño en el nervio óptico, pudiendo provocar ceguera. A pacientes con estado I y II de glaucoma de ángulo abierto se les administró 75 mg de Ácido Alfa Lipoico por dos meses, dichos resultados fueron muy satisfactorios, mejorando así la función visual en dichas personas.
  • El Ácido Alfa Lipoico entra al cerebro y protege directamente las células donde más lo necesita, una vez en el cerebro el Ácido Lipoico incrementa los niveles de glutation protegiéndolo de los radicales libres. Investigaciones han probado que niveles bajos de glutation en el cerebro se asocian con desordenes cerebrales como: Parkinson, Alzheimer y Demencia.
  • Ayuda a mejorar la salud cardiaca aumentando la eficiencia del músculo cardiaco.
  • Agente anabólico, al favorecer el transporte de aminoácidos al tejido muscular.
  • Protege las arterias capilares y venas.
  • El Ácido Alfa Lipoico se considera como el mejor antioxidante que protege y depura el hígado, también es muy importante para enfermedades como la hepatitis C. En Europa es usado para intoxicaciones de drogas, hepatitis alcohólica, intoxicaciones originadas por veneno y pacientes sometidos a radiaciones.



Indicaciones terapéuticas 


El Ácido Tióctico se utiliza para la Neuropatía diabética.

Dosis


Por vía oral: entre 500 y 600 mg. al día, repartido en 2 o 3 tomas, siempre tomado media hora antes de las comidas ya que su administración conjunta con alimentos disminuye su absorción digestiva y biodisponibilidad.
Para el tratamiento de la polineuropatía diabética la dosis recomendada es de 300 mg una o dos veces al día.


Reacciones adversas

Aunque el ácido tióctico es esencialmente no tóxico, es un poderoso quelante que puede eliminar algunos minerales como hierro o zinc que son necesarios para la salud. Se recomienda verificar durante un tratamiento con ácido tióctico los niveles de hierro y de otros oligoelementos. Muchos autores recomiendan suplementos minerales durante el uso de este compuesto.


Efectos secundarios

En casos aislados se han señalado náuseas, dolor abdominal, diarrea, vómitos, reacciones alérgicas (urticaria, eccema, rash), prurito. Se han comunicado casos de hipoglucemia con sudor, mareos, cefaleas que desaparecen al suspender el tratamiento.
Culturismototal: Eduardo Domínguez


                                 Artículos relacionados:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

CONSULTAS