Dieta cetogénica pros y contras

La dieta cetogénica pros y contras

                                                                               
Cuando utilizar una u otra, 
basándonos en nuestro 
deporte, el fitness o culturismo.

Indudablemente la dieta 

cetogénica tiene mas facilidad 
a la hora de quemar grasa 
pero es más difícil de llevar 
y conlleva muchas mas 
desventajas, como por ejemplo 
la falta de vitaminas, minerales 
y fibra, estreñimiento, mal 
aliento, cansancio, falta de 
intensidad en el entreno, etc, 
además de ser peor llevadera en las primeras semanas. 

También he de decir que para que la dieta cetogénica sea efectiva para nosotros hay que realizar recargas periódicas de glucógeno uno o dos días por semana, de lo contrario se pierde demasiada masa muscular.

La solución para lograr una buena definición si nos cuesta lograrla, es empezar por una dieta baja en hidratos pero muy importante no demasiado bajo en las primeras semanas sino ir reduciendo la cantidad de hidratos 
poco a poco ya que el cuerpo se acostumbra.Y cuando lleguemos a un punto donde los hidratos bajan de los 200 gr y seguimos sin perder peso entonces pasar a la dieta cetogénica, con lo que nos habremos quitados muchas semanas de esta.

La dieta cetogénica es una dieta baja en hidratos, pero demasiado baja, pues posee ínfimas cantidad de este macronutriente en su composición, por debajo de 70 - 80 gramos pero por el contrario, las dietas bajas en hidratos son reducidas en hidratos pero no tienen una cantidad tan escasa que favorecen la cetosis permanente en el organismo, es decir, tienen menos del 50% de sus calorías totales en forma de hidratos. Inicialmente podemos comenzar por
un 50% de hidratos para ir bajando de un 5 a un 10% cuando el peso se estanque, mas o menos 2 - 3 semanas, a la vez que aumentamos la ingesta de proteína inicialmente y luego también algo de grasa.

Si analizamos una dieta cetogénica y la comparamos con una dieta baja en hidratos, rápidamente podremos apreciar que en la primera los únicos hidratos que podemos tener son los derivados de algunas frutas y/o verduras, no llegando a un 10% de las calorías totales que se consumen por lo tanto, hay presencia de cetósis.

En cambio, en las dietas bajas en hidratos estos están reducidos respecto a las recomendaciones de 50-60% del valor calórico total, pero generalmente no permiten la cetosis en el organismo ya que aportan entre un 25-40% de las calorías totales del día.

Ambas dietas permiten adelgazar, y aunque la dieta cetogénica permite un descenso de peso más rápido, es también más peligrosa, debe ser controlada y no puede realizarse por largo tiempo. También este tipo de dieta es más difícil de llevar a cabo, pues no podemos ingerir pan, pastas, arroz, cereales y otros derivados de granos y harinas mientras se realice, de manera de conservar la cetosis que permite remover grasas.

Por el contrario, las dietas bajas en hidratos permiten la inclusión de un mínimo de harinas, granos y derivados a diario, lo cual vuelve más llevadera la alimentación sin poner en riesgo la salud y permitiendo adelgazar siempre y cuando las calorías estén controladas. Es decir, con reducción calórica podemos reducir el aporte de hidratos a 25-40% y aportar los mismos con pan o cereales integrales, frutas, verduras y un mínimo de arroz o pastas etc.

Conclusión


Empieza con una dieta moderada en hidratos de carbono y ve bajándolos paulatinamente en función del peso perdido y si te estancas entonces pasar a 
la dieta cetogénica o a otro modelo como el Zig-Zag que explicaré en otro artículo.

Artículos relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CONSULTAS