Como tratar una tendinitis

Como tratar una tendinitis

Los tendones son estructuras fibrosas que unen los vientres musculares a los
huesos. Según sus requerimientos mecánicos y su localización tienen formas y
tamaños muy variados. El tendón está constituido por fascículos de fibras que se disponen paralelas a las fuerzas de tensión y se unen al hueso por medio de un tejido fibrocartilaginoso. El tendón es poco elástico, pues debe transmitir el cambio de longitud del músculo para mover la articulación. En los puntos de fricción el tendón está protegido del desgaste por una envoltura o vaina sinovial lubricada que facilita el deslizamiento.  

La tendinitis se produce al sobrecargar los límites de resistencia de un tendón, ya sea por un exceso de ejercicio, malas posturas o por la repetición sistemática de un movimiento, ya sea por un determinado deporte o como  
por ejemplo al trabajar en determinados oficios, se manifiesta con signos clásicos de la inflamación como dolor, calor, rubor e impotencia funcional.
 
Es muy importante la prevención de las tendinitis, especialmente al hacer deporte. Para ello, será necesario realizar ejercicios de calentamiento y estiramientos previos al desarrollo de la actividad deportiva. Deberemos calentar todos los músculos del cuerpo, pero especialmente los del área sobre la que vamos a trabajar. Muy importante son los estiramientos, tanto antes de empezar como al terminar la sesión de entreno.

Se habla de tendinitis ante una degeneración del tendón con lesión vascular
y respuesta inflamatoria.

La tendinosis es una lesión crónica de la tendinitis. En la tendinosis hay un
predominio de las lesiones degenerativas sin evidencia de respuesta aguda ni
inflamatoria, ni de reparación o regeneración ni tampoco de remodelación y
son más frecuentes que las tendinitis.

En caso de que creas sufrir tendinitis, deberás acudir a una consulta médica para que el especialista te examine y haga el diagnóstico apropiado. De esta forma, también podrá recetarte el tratamiento adecuado que, en el caso de los tendones inflamados, suele basarse en medicamentos antiinflamatorios para reducir la hinchazón y, por lo tanto, el dolor.

En algunos casos, para curar la tendinitis será necesario inmovilizar la zona en cuestión, ya sea mediante un vendaje, escayola, etc. El objetivo será evitar movimientos bruscos en esa área inflamada y prevenir que se convierta en un dolor crónico. 


Tratamiento de la tendinitis

Primeramente tendremos reposo absoluto.
El tratamiento de frío-calor es muy bueno la tendinitis. Deberán aplicarse compresas de frío durante unos 20 minutos unas 5 veces al día; para ello, podemos hielo envuelto en un paño o toalla para que no toque directamente sobre la piel. Por otro lado, aplicaremos también calor con compresas calientes o manta térmica, unas 4 veces más durante el mismo tiempo. Así mismo una
suplementación de Omega-3, aceite de onagra, Condroitina una vez al día e
Ibuprofeno 3 veces al día, ayudan en la recuperación como tratamiento natural.

Los masajes también suelen ser parte importante del programa de rehabilitación para los casos de tendinitis, pero siempre deberán realizarse por un fisioterapeuta o especialista, ya que de lo contrario podrían resultar contraproducentes.

Tratamiento fuerte:
- Reposo absoluto
- Ibuprofeno ( mañana y tarde ) 
- Suplemento de Omega-3 
- Núcleo C.M.P. forte, 2 capsulas al día.
- Varidasa, 2 tabletas al día.( el Varidasa aunque es un trombolítico da 
buenos resultados).
- Relaxibys, 1 por la noche.
- Feldene, 2 o 3 aplicaciones al día.
- Aplicación de calor y frío, 2 - 3 veces al día, durante 15 minutos.  
- Debemos evitar comer carne durante al menos 1 semana.

Cuando comenzar con el entreno

Cuando la lesión no es grave, el dolor empieza a remitir a los 3 o 4 días y
podemos acelerar la curación por medio de ejercicios muy suaves sin peso, ya que estos aceleran la circulación de la sangre a la zona afectada y esta al nutrir dicha parte acelera la curación.
A los 7 u 8 días podemos empezar a entrenar con pesos muy ligeros, siempre que la inflamación y el dolor hayan bajado.
La diferencia entre tendones y ligamentos con respecto a los músculos es que
tienen poca irrigación sanguínea y la recuperación en ellos es lenta y dificultosa,
por eso tenemos que tomárnoslo con paciencia.

Programa de recuperación

Tras los días de recuperación antes mencionados podemos comenzar las dos primeras semanas haciendo 2 series de 8 a 10 repeticiones del músculo lesionado con el 30% del máximo mas o menos, siempre precedido de un muy buen calentamiento y un ligero estiramiento muy suave sin forzar lo mas mínimo. Si notamos que vamos bien y el dolor va remitiendo podemos seguir,
si no bajar un poco mas la carga o tomarnos más días de recuperación.

En las semanas 3 y 4, aumentar el número de series a 4 o 5 de 10 repeticiones.
En la semana 6 si ya no hay ni dolor ni inflamación se puede aumentar a 6 series con repeticiones en pirámide 10-10-8-8-6-6 e ir aumentando un ejercicio por semana, por ejemplo en la semana 7 haremos ya 2 ejercicios y en la semana 8, podremos volver al programa que teníamos.

Conclusión

Por lo tanto, lo más importante para este tipo de lesión es prevenirla por medio de un calentamiento adecuado, estiramientos, técnica de ejecución adecuada,
correcta alimentación y descanso y sobre todo no sobreentrenar. 


Artículos relacionados:

Lesiones en culturismo
Calentamiento y estiramientos
Principales ejercicios de estiramiento
Contrata un entrenador personal


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

CONSULTAS