Glucosamina, Condroitina, MSM, Cartílago


Salud articular: 
Glucosamina, Condroitina, MSM y cartílago de tiburón.
                                                    
La glucosamina

La glucosamina (C6H13NO5) es un amino azúcar que actúa prominentemente como precursor de la síntesis bioquímica en la glicosilación de las proteínas y de los lípidos. La glucosamina se encuentra principalmente en el exoesqueleto de los crustáceos y otros artrópodos, en los hongos y en otros muchos organismos, siendo el monosacárido más abundante. Se sintetiza comercialmente mediante la hidrólisis de exoesqueletos de crustáceos. La glucosamina también es utilizada de forma bastante común en el tratamiento de la artritis y la artrosis, a pesar de que su aceptación como medicamento terapéutico sea variable. 

La glucosamina fue identificada por primera vez en el año 1876 por el Dr. Georg Ledderhose, pero su estereoquímica no fue completamente definida hasta 1939 por el trabajo de Walter Norman Haworth. La D-glucosamina se elabora naturalmente en forma de glucosamina-6-fosfato, y es un precursor de todos los compuestos nitrogenados que contienen azúcar. De forma específica, la glucosamina-6-fosfato se sintetiza a partir de la fructosa-6-fosfato y la glutamina como primer paso de la ruta biosintética de las hexosaminas. El producto final de esta ruta es la UDP-N-acetilglucosamina (UDP-GlcNAc), que es empleada en la elaboración de glicosaminoglicanos, proteoglicanos y glucolípidos.

La glucosamina oral se emplea en el tratamiento de la artritis y la artrosis. Como la glucosamina es el precursor de los glicosaminoglicanos y los proteoglicanos, se puede decir que favorecen al desarrollo de los tejidos cartilaginosos. La glucosamina servida como suplemento dietético se emplea también en la reconstrucción de los cartílagos.

Su empleo en la osteoartritis es aparentemente seguro, como muestran los resultados obtenidos hasta el momento en diversos ensayos clínicos.

Dado que la artritis y la osteoartritis son enfermedades autoinmunes en las cuales la glucosamina ha demostrado su efecto beneficioso, se está ensayando su efecto inmunomodulador en otras enfermedades autoinmunes, como en el modelo animal de la esclerosis múltiple.

Interacciones

La glucosamina puede hacer descender la efectividad de determinados fármacos empleados en el tratamiento de la diabetes, tales como la gliburida (DiaBeta, Glynase, Micronase), la glipizida (Glucotrol), la glimepirida (Amaryl), la acarbosa (Precose), la nateglinida (Starlix), la metformina (Glucophage), la pioglitazona (Actos), la rosiglitazona (Avandia) y la insulina. El hidrocloruro de glucosamina puede disminuir también la efectividad de algunos fármacos empleados en el tratamiento del cáncer, como pueden ser la etoposida (VP16, VePesdfdid) y la doxorubicina (Adriamycin).

Dosis

Entre 1000 - 2000 mg. al día


La Condroitina

El condroitín sulfato o sulfato de condroitina  es un glucosaminoglucano sulfatado compuesto por una cadena de disacáridos de N-acetilgalactosamina y N-ácido glucurónico alternados. El condroitín sulfato se encuentra habitualmente asociado a proteínas constituyendo agregados de alto peso molecular denominados proteoglicanos. Una cadena de condroitín puede estar constituida por más de 100 azúcares individuales, cada uno de los cuales puede estar sulfatado en posiciones y en número diverso

Es un importante componente de la mayoría de los tejidos de vertebrados e invertebrados y está presente principalmente en aquellos que poseen una gran matriz extracelular, como los que forman los tejidos conectivos del cuerpo, cartílago, piel, vasos sanguíneos, así como los ligamentos y los tendones. El condroitín sulfato aporta al cartílago sus propiedades mecánicas y elásticas, y le proporciona a este tejido mucha de su resistencia a la compresión.
La acción terapéutica del condroitín sulfato en pacientes artrósicos es debida a su efecto beneficioso sobre el desequilibrio metabólico ocurrido en el cartílago artrósico. Los mecanismos de acción del condroitín sulfato están descritos para los tres niveles de la articulación: cartílago, membrana sinovial y hueso subcondral.

El condroitín sulfato es el componente mayoritario de la matriz extracelular de la mayoría de los tejidos vertebrados y representa un elemento importante en el mantenimiento de la integridad estructural de los tejidos con una gran matriz extracelular (tejidos conectivos del cuerpo, cartílago, piel, vasos sanguíneos, así como los ligamentos y lo tendones). Esta función es típica de los proteoglicanos de alto peso molecular como el agrecano, versican, brevican y neurocan.

Como parte del agrecano, el condroitín sulfato es el componente mayoritario del cartílago. El nivel de agregación y las fuertes cargas de los grupos sulfato del condroitín sulfato le dan la propiedad de retención de agua a estos proteoglicanos, lo que provee al cartílago de su característica de resistencia a la compresión.

En las enfermedades articulares degenerativas, tales como la artrosis, se produce un deterioro y una pérdida del cartílago articular. Una fase clave en el proceso degenerativo artrósico es la pérdida de proteoglicano (formado por condroitín sulfato) del cartílago y la exposición de su red de colágeno a un mal funcionamiento mecánico.

La condroitina está considerado como Fármaco de Acción Sintomática lenta para la Artrosis (SYSADOA, Symptomatic Slow Acting Drug for Osteoarthritis) en más de 22 países europeos, mientras que en Estados Unidos es regulado por la FDA (Food and Drug Administration) como suplemento nutricional. Asimismo el condroitín sulfato también se usa en medicina veterinaria para el tratamiento de las patologías articulares de animales como perros, gatos y caballos.

Como fármaco, el condroitín sulfato pertenece al grupo M01AX: Otros antiinflamatorios y antirreumáticos por la Organización Mundial de la Salud que desarrolla un sistema de clasificación internacional en el que todos los fármacos están subdivididos en categorías según el órgano o el aparato sobre el que actúan y según sus propiedades químicas, farmacológicas y terapéuticas.

El condroitín sulfato se extrae principalmente de cartílago bovino, porcino o marino. El método de la extracción incluye un tratamiento proteolítico seguido de una separación específica y una purificación. El condroitín sulfato usado en la mayoría de estudios se extrae de tráquea bovina (95% de pureza), siendo el mismo que el utilizado en los ensayos clínicos, y por lo tanto, del que se conoce mejor su eficacia y seguridad a nivel clínico.


Dosis

Entre 400 - 1200 mg. por día.

La indicación clínica de condroitín sulfato es el tratamiento sintomático de la artrosis. El condroitín sulfato se presenta en dosis de 800 mg/día (2 x 400 mg cápsulas), preferentemente en una dosis (2 cápsulas a la vez) y se toma durante al menos 3 meses. No obstante, en pacientes con sintomatología inflamatoria importante, está indicado empezar con una dosis de 1200 mg/día (3 x 400 mg cápsulas al día en una sola toma o en dos dosis) durante las primeras 4 ó 6 semanas para seguir con 800 mg/día hasta completar el período de administración de al menos 3 meses.

En ningún estudio clínico llevado a cabo con condroitín sulfato se han identificado efectos adversos graves ni sobredosis de dicho producto. Es muy importante para la salud.


MSM  ( Metil Sulfonil Metano )     

Ayuda a la regeneración del tejido conectivo. Previene artritis y reumatismo. Evita la inflamación y dolor en las articulaciones. Evita el desarrollo de alergias. Mejora el aspecto de la piel, uñas y cabello. Mejora el sistema inmunológico. Evita el acné y la falta de memoria. Mejora la producción de aminoácidos no esenciales y hormonas como la insulina.

El Metil Sulfonil Metano se encuentra entre los últimos descubrimientos en el campo de la salud. La base de este producto es el Azufre orgánico.
El azufre es un elemento indispensable para la vida humana, su deficiencia provoca diversos trastornos en nuestro organismo (sobre todo a personas de edad adulta debido al declive de todas sus funciones orgánicas) como por ejemplo:

Perdida de colágeno y tejido conectivo. Artritis y reumatismo. Inflamación y dolor en las articulaciones. Incremento en la sensibilidad al dolor. Desarrollo de alergias. Uñas y pelo quebradizo. Disminución del sistema inmune. Acné y falta de memoria. Baja en la producción de algunas sustancias que el cuerpo produce como aminoácidos no esenciales y hormonas como la insulina.

El MSM se origina en el océano y es fuente primaria del Azufre bio-disponible, el cual se pierde de nuestros alimentos, por el procesamiento, cocinado, deshidratación o preservado. El MSM es un nutriente que se puede consumir a diario a través del pescado, el huevo, col, brócoli, ajo; etc. sin embargo la cantidad de azufre obtenida por éste medio es muy pequeña y no alcanza a cubrir los requerimientos diarios de nuestro cuerpo.

Es necesario para mantener unos tejidos conectivos saludables al mismo tiempo que un correcto funcionamiento del sistema inmune. Debido a que el azufre bio-nutricional juega un papel importante en estas y otras funciones saludables del cuerpo, se ha visto que el aporte suplementario de MSM mejora muchos problemas de salud.

El MSM incrementa la permeabilidad en la pared celular, permitiendo al agua y los nutrientes fluir libremente al interior de las células y al mismo tiempo permitir apropiadamente fluir al exterior los desechos y toxinas. Los tabiques de construcción del cuerpo son los aminoácidos, son todos unidos mediante estos compuestos a base de Azufre y juegan un papel muy importante en la producción de hormonas y enzimas que regulan todas las actividades corporales.

El MSM y la vitamina C son usadas conjuntamente por el cuerpo para la producción de células. Sin el MSM las células nuevas no serían permeables y la osmosis sería impedida. Dichas células pierden su flexibilidad, como un tejido en una cicatriz, arrugas, venas varicosas, arterias endurecidas o los tejidos pulmonares dañados de una persona con enfisema.

El MSM y la Glucosamina Sulfato si son usadas conjuntamente produce grandes beneficios a las personas que padecen de procesos inflamatorios y deformaciones como la artritis y la osteoartritis, ya que les proporciona el azufre necesario para la regeneración del tejido conectivo y del colágeno que facilitan la movilidad y normal funcionamiento de las articulaciones, y la Glucosamina que es una sustancia muy recomendable para aminorar las molestias y acelerar la regeneración de tejidos y cartílagos dañados.

Dosis
Entre 200-500 mg. diarios



Cartílago de tiburón


En la medicina complementaria y alternativa, el cartílago de tiburon. es conocido como un producto alimenticio usado como terapia biológico, es decir, basada en sustratos biológicos que se encuentran en la naturaleza, al cual se le atribuyen propiedades para regenerar las articulaciones. Es rico en glucosamina, una sustancia que estimula la síntesis de proteoglicanos, propia de las superficies articulares. Sin embargo su contenido no tiene nada de particular respecto de cualquier otro cartílago animal.
Tiene como principal función la mejora de las articulaciones, además de los
beneficios a nivel articular, favorece la movilidad y reduce por consiguiente el
dolor y la inflamación.
Participa en el sistema inmunológico, tiene efecto antiinflamatorio y analgésico.
Muy útil para deportistas por su acción en la tendinitis. Mejora los síntomas de la artritis.

El cartílago de tiburón es un complemento de las dietas sobre todo para los deportistas, que lo utilizan para evitar el desgaste de las articulaciones por el exceso de ejercicio. Casi siempre va acompañando a minerales y aminoácidos para regenerar el cartílago de la articulación dañada. Supuestamente, a medio o largo plazo puede calmar el dolor y malestar asociado a enfermedades como artritis o artrosis.

El cartílago de tiburón es un producto natural que normalmente se comercializa en las herboristerías. La exitosa producción y venta del cartílago de tiburón, junto con otros productos del mercado de los alimentos funcionales, se debe a una respuesta a la mayor demanda por parte de los consumidores de ingerir altas dosis de estos componentes a los cuales se les ha atribuido propiedades "saludables". Su utilidad no es mayor que cualquier otro producto a base de cartílago o de glucosamina, por lo que el ser extraído de tiburones tienen más que ver con marketing que con efectividad. 


5 comentarios:

  1. HOla, queria comentarles que tengo entendido que el cartilago de tiburon no se puede utilizar en el fisicoculturismo proque frena la creación de vasos sanguíneos, que es justamente lo que necesita los musculos luego de heridas por el ejercicio, crear nuevos vasos para seguir proporcionando nutrientes a los musculos. Hay que tener ojo en este tema ya que si lo consumimos ayuda a las articulaiones pero no nos beneficia en la creación de masa muscular.

    ResponderEliminar
  2. Lo que no se debe tomar es ni antes ni después de entrenar, pero es un suplemento
    muy valioso para las articulaciones así como la condroitina, la glucosamina y el MSM,
    y mas para atletas de más de 35 años.

    ResponderEliminar
  3. Se pueden encontrar vitaminas o medicamentos que contengan las tres cosas

    ResponderEliminar
  4. Se pueden encontrar vitaminas o medicamentos que contengan las tres cosas

    ResponderEliminar

CONSULTAS